Saturday, September 10, 2016



Véase  Las máscaras del interregno en el DIARIO DE SEVILLA

Labels: ,

Thursday, September 08, 2016

El descrédito de la razón


Véase Recreación de Hegel de Juan Antonio Rodríguez Tous en el DIARIO DE SEVILLA

Labels: ,

Wednesday, September 07, 2016

Corpore insepulto



Véase La Nueva España 

Fue el marqués de Tamarón el primero en hablarme de José Ignacio Gracia Noriega cuando me mandó un comentario suyo sobre sendas novelas, una mía y otra del navarro Sánchez Ostiz en el que se congratulaba de que en ellas, cosa insólita en el género, "pasaran cosas". Hizo que me invitaran a hablar naturalmente de novelas en la "Tribuna Ciudadana" de Oviedo y pude así realizar mi sueño de visitar Asturias por vez primera. Fue él quien me presentó entre comilona y comilona y concluido el acto me hizo despedirme del hotel y, con su esposa Covi al volante, me llevó a su casona de indiano en Llanes, donde vivía y trabajaba, en un mirador desde donde se veía el puerto hasta que la fiebre edilicia se lo vedó, cosa que nunca perdonó al alcalde del pueblo, desde entonces ex amigo y ex correligionario, con un prólogo incluso de uno de ellos a un escrito de uno de los dos.   Gracias a él tuve el privilegio de conocer lo mejor de Asturias y de ser amigo de sus amigos, desde Ricardo Viejo hasta Gustavo Bueno, desaparecido a comienzos de este mismo verano. Corresponsal ejemplar, fiel a su máquina de escribir, no había carta ni postal ni telegrama que no contestara a vuelta de correo y cada una de sus cartas, que conservo por supuesto, era un festín tan suculento como los ágapes en su compañía. Desde que yo lo conocí, ya había hecho voto de no salir salir de Asturias y provincias limítrofes, aunque alguna vez hablara de emigrar a Méjico, donde tenía, como nieto de indianos, algunas propiedades. Una vez que yo sepa hizo una excepción y vino con Covi hasta Valladolid donde yo daba una conferencia. Sin Covi no iba desde luego a parte alguna, porque, enemigo de todos los chirimbolos del progreso técnico, desde el automovilismo hasta la informática, ella era la conductora del auto  y la titular del telefonillo. En la primavera del 88, que pasábamos Sally yo unos días en Galicia y nos citó a comer en Casa Consuelo. Nunca olvidaré aquellos percebes ni aquel rodaballo.  La última vez que nos vimos fue en Santander, cuando, en la Casa Museo de Menéndez Pelayo, presentamos el volumen que en su homenaje hicimos César Alonso de los Ríos, él y yo al cumplirse el primer centenario de la muerte de don Marcelino. La última que hablamos fue el pasado 31 de julio, día en que la Santa Madre Iglesia conmemora a san Ignacio de Loyola.

Véase Director de la N. E.

Labels:

Monday, September 05, 2016

La corte de los milagros





EL CONSENSO
Ignacio Ruiz Quintano
ABC | 2-9-2016

El consenso del 78 fue la cortinilla sobre el pasado que Zapatero (solo o en compañía de otros) descorrió en su gobierno.
Merced al consenso del 78, todos los españoles eran antifranquistas, igual que el consenso del 45 convirtió a todos los alemanes en liberales, a todos los italianos en partisanos y a todos los franceses en resistentes.
El símbolo de la ruptura zapateril del consenso del 78 es una ley estalinista de Memoria Histórica (el “padrecito” decretó dogma histórico, ya ven, que Espartaco liquidó el Imperio Romano) que Rajoy no ha derogado, dando así por bueno (“ante todo, que no nos llamen fachas”) que por el mar corren las liebres y por el monte las sardinas.
En virtud de esa cosa, en Logroño han cambiado, en mofa birlibirloquesca, la calle de José Calvo-Sotelo, asesinado por la escolta de Indalecio Prieto, por la calle de Leopoldo Calvo-Sotelo, “el marmolillo peatonal”, como lo llamara el hermano de Juan Guerra, y que, al decir de su esposa, sólo pasó una noche fuera de casa, la noche del 23-F.
Como a José Calvo-Sotelo no lo pueden coger por Franco, lo cogen por Primo de Rivera, el dictador que no tuvo a nadie sobre quien ejercer su dictadura, pues sólo se le puso enfrente Unamuno, que se hizo republicano porque el Rey le demoró “sine die” una audiencia.
Hay que contestar con insultos, con pedradas, con gritos de pasión, con botes de lanza–decía aquel hombre–. No hay que razonar con ellos. Si tratas de razonar frente a sus razones, estás perdido.
Claro que, para colaborador de Primo, nadie como Largo Caballero (entre él y Prieto, por cierto, suman más golpes de Estado que toda Iberoamérica), que cebó a la Ugt con el pienso de la Dictadura.
Pero estos zapaterones del stalinismo historiográfico se valen de lo que tienen para borrar sus hazañas guerracivilistas, como en Deadwood cuando Al Swearengen mandaba a la renca Jewel fregar el suelo del “Gem Theater” para borrar la sangre que dejaban Dan Dority y Johnny Burns.






Labels: , , ,

Sunday, August 21, 2016

Supercherías de nuestro tiempo

Saturday, August 13, 2016

Surrealismo en Palacio

Estos son los versos cortesanos a que aludía ayer en Poesía social, poesía principesca

Labels: ,

Friday, August 12, 2016

Entre la berza y el surrealismo


P. García Baena, J. Hierro, A, González



Oda a la Monarquía española
Salvador Dalí ha dirigido al Rey Don Juan Carlos, con motivo
de su aniversario, una composición poética titulada «Oda a
la Monarquía española», que ha compuesto en estas últimas
semanas y que terminó el pasado día 29 de diciembre. Dalí
suele dedicar todos los años al Rey un texto original.

ABC, 5-1-88

Divina proporción, regla de oro del alma.
Por ser más refulgente que el sol,
verticalidad metafísica del pueblo español.
Yo canto de la Monarquía su innata sabiduría
y la persistencia de la memoria
preparándose la gloria de ser Rey.
Monarquía, es tan grande tu hermosura
que puedes lo feo hacer hermoso;
al avariento, ser generoso;
al ladrón, devolver lo robado;
al malvado, santo;
al cobarde, valiente;
al informe, arquitectura del alma.
Monarquía española tendría que representarse
como el caduceo de Hermes Musageta,
que es la Celestina de hoy
a la desdeñosa y hasta amorosa serpiente venenosa,
la Celestina gracias a la cual hemos salvado Europa.
Monarquía, con su mitología griega,
con su escultura de Hermes de Policleto,
nuestro emperador sevillano, Trajano,
partiendo del barrio de Triana hasta conquistar la Dada,
que es la Rumania de hoy.
Roma, sede del catolicismo.
Roma, sus mártires, sus emperadores.
Monarquía, como la patria es eterna,
más refulgente que el sol,
me moriré escuchando
el himno nacional del pueblo español.
Salvador DALÍ


Labels: , ,