Friday, February 29, 2008

Deudas y trampas

Deuda histórica
Eso de la “deuda histórica” viene a ser algo así como la cuantificación de la “memoria histórica”, pues consiste en la reclamación de una indemnización al actual Gobierno nacional por unos conceptos imputables a todos los Gobiernos que se han sucedido desde que España tiene existencia histórica. Si se repara bien, la “deuda histórica” no es más que un lucrum caesans, unas cantidades que los administradores de tal o cual región ha dejado de percibir a lo largo de los siglos y que los actuales pretenden cobrar supongo que con intereses acumulados. Ya decía don Alberto Lista que “la democracia tiene muchas manos y muchas bocas”.
Hay regiones que, sea cual fuere el régimen político, no son capaces de salir de los últimos puestos del escalafón nacional en lo que a industria y comercio se refiere, que es lo único que cuenta en el mundo de hoy, y que en vez de hacer examen de conciencia, echan la culpa al Gobierno central o al vecino próspero. Tal es el caso de la América “latina”, como ahora lo es en la madre patria, con unas autonomías concebidas a imagen y semejanza de las repúblicas ultramarinas, por no decir de las repúblicas balcánicas. Esto de las autonomías fue hasta ahora el último arbitrio, o la última utopía que, en vez de resolver el problema, lo agravaría aun más, ya que a los agravios de siempre frente a un Estado cada vez más inexistente, vienen a sumarse los surgidos con las autonomías colindantes y con las que de siempre han prosperado más en el comercio y en la industria pero que, tal vez por eso, exigen la parte del león en el reparto de la tarta nacional.

Labels: ,

Thursday, February 28, 2008

La cultura de la muerte

Tanatofilia
Lo que hoy se entiende por “política social” no tiene nada que ver con lo que se llamaba “justicia social”, es decir, las justas reivindicaciones del trabajador explotado. Diluidas estas reivindicaciones en la sociedad sin clases de las democracias igualitarias, máxime en las que son los obreros los que, al menos en teoría, detentan el poder político, la economía pierde peso en la retórica revolucionaria a expensas de una cosa que llaman ética, cultura o progreso, según se encarte, y cuya finalidad no es llenar los estómagos, sino lavar los cerebros. La expresión lavage de cerveau (lavado de cerebro) vino a sustituir, en Francia al menos, a la expresión bourrage de crâne (relleno de cráneo), operación en la que rayaron a gran altura las “vanguardias del proletariado”, una de las cuales, la china, la llamaría nada menos que “revolución cultural”. Esa “revolución cultural” acabaría por imponerse en Occidente a partir del mayo francés de 1968 y hoy se imponen sus dogmas en nombre de la llamada “corrección política”. A tenor de la “corrección política” de esa “revolución cultural”, la “política social” se reduce a una cultura de la muerte, orientada a mantener a raya la demografía del planeta y a erradicar determinadas culturas; de ahí que la “política social” se cifre en el aborto, la eutanasia y el amor estéril. No señalo a nadie en particular. El Tribunal Constitucional de la República Federal de Alemania, cuya sede está o estaba en Karlsruhe, celebró el cincuentenario de su creación congratulándose de haber legalizado el aborto y hecho retirar el crucifijo de las escuelas.

Labels:

Tuesday, February 26, 2008

Todos contentos

Todos contentos
No sabría decir si los debates entre candidatos influyen en los oyentes y les hacen cambiar sus intenciones de voto. Como dijo el parroquiano de una taberna gallega antes de empezar el combate dialéctico, “ya está todo el pescado vendido”, es decir, que cada cual tiene su voto asegurado. De mí sé decir que, cada vez que alguien me pregunta, “¿quién crees que ganará?”, contesto que prefiero que se me pregunte “¿quién quieres que gane?”. La participación del elector no es una cuestión de fe, sino una cuestión de voluntad. Es muy difícil identificarse plenamente con el programa de tal o cual partido, entre otras cosas, porque un partido tiene que seducir a gente de muy diversa condición; de ahí que más que votar por alguien, se vote contra alguien, sobre todo cuando la patria está en peligro y hay que olvidarse frente a él de lo que nos separa de nuestros aliados en los comicios. Para mí, el peligro y la amenaza están en unos partidos que llegaron al poder gracias a la explotación del estrago de Atocha y cuya legislación no ha sido más que el desarrollo de la política antinacional que cabía temer de ese estrago. Esa política se ha desarrollado sin trabas porque cuando la patria se considera “un concepto discutido y discutible”, el delito de “alta traición” hace compañía al de “escándalo público” por ejemplo en el desván de las legislaciones anacrónicas. También es “discutido y discutible” por lo visto el concepto que se tiene de la propia Constitución, a juzgar por el caso que de ella se hace.
Volviendo al debate, mi impresión es que el challenger castigó bastante al actual campeón, aunque sin mandarlo a la lona, y que éste, de haber tenido más pegada, pudo haber colocado un par de golpes eficaces, a saber, cuando le recordó que el anterior Presidente del Consejo llegó a definir a los etarras como “luchadores por la libertad del pueblo vasco” y que la ETA no estaría entonces tan “en las cuerdas” cuando en un primer momento se le atribuyó el “atentado islámico”. Si no insistió fue porque sabía que se arriesgaba en ese tema a recibir ciento por uno.
Si hubo victoria de alguien fue por puntos, pero a ojos de los partidarios respectivos, y de sus tornavoces audiovisuales, ambos triunfaron de modo aplastante, por más que solo uno de ellos, Rajoy, no perdiera ni una sola vez los papeles ni los estribos. El otro los perdió hasta el extremo de que presentó como un logro, sin venir a cuento, la eliminación de la Religión de los planes de estudio, tal vez en un intento desesperado de evitar que parte de la clientela se le vaya al partido de Rosa Díez, que ya cuenta con intelectuales como Savater, y ahora con Vargas Llosa, harto más cinematográfico este último que sus incondicionales beneficiarios del canon digital, a algunos de los cuales citó sin sonrojarse por sus nombres. Yo me sonrojé por él y, de haber estado cerca, le habría dado en la espalda una palmada de consuelo. Tanto más cuanto que, a la hora del cierre, el actual Presidente se despedía con su sonrisa crispada de sus jerarcas cariacontecidos entre las austeras bambalinas del estudio de televisión, un lúgubre decorado que hacía pensar en cierta reciente película sobre un wagneriano ocaso de los ídolos.

Labels:

El Gran Silencio

Véase El Manifiesto

Labels:

Monday, February 25, 2008

Juaristi entre Girard y Paz

Véase ABC

Labels:

Sunday, February 24, 2008

Tensión electoral

Véase El Manifiesto

Labels:

Friday, February 22, 2008

Reyes e Inocentes

INOCENTES

Hace, por lo menos, veinticinco años que todos, sin excepción, gozamos, con la Constitución, de la presunción de inocencia. Ser inocente, en el día de hoy en que se celebran los Santos Inocentes, es una obligación. Por lo pronto, los periódicos, las emisoras de radio, los canales de televisión y hasta internet te tratan de sorprender con una noticia inverosímil o una situación pasmosa. Y todo, para probar tu grado de candidez. En tu casa procuran gastarte un broma. Tus amigos, con una palmada en la espalda, a lo mejor te cuelgan un lárgalo... Puede que hasta haya gente que ha nacido tal día como hoy y le haya dado una tremenda inocentada a sus padres. Se dice que haber nacido el 28 de diciembre, cumplir años este día, es signo de candor; por lo menos, de ser buena persona. Antes se usaba poner a los niños el nombre del Santo del día del nacimiento. Y algunos niños han tenido que pechar, de por vida, con nombres poco adecuados, por decirlo de algún modo. El Reglamento del Registro Civil, ya contempla la posibilidad de cambiarse el nombre, mediante un sencillo expediente. La Iglesia también te lo permite con la Confirmación. Los que celebran su santo este día se llaman Inocencio. Pero es que yo no caigo en que conozca a muchos Inocencios. Echando cuentas, yo sólo he conocido a dos en carne mortal: a don Inocencio Zalba Elizalde, Notario que fuera de esta Ciudad y a Inocencio Arias, el diplomático y candidato a la presidencia del Real Madrid. De oídas, conozco a los Papas Inocencios y, de vista, me extasío con Inocencio X, retratado por Velázquez.
La inocencia se empieza a perder cuando ya no se cree en los Reyes Magos. Y es que los Santos Inocentes, son Santos, por mor de los Reyes Magos, que le levantaron la liebre al Rey Herodes. Si los Reyes Magos no llegan a visitar a Herodes, éste ni se huele que ha nacido el Rey de Israel, Enmanuel, y por eliminarlo, manda matar a todos los niños recién nacidos que se encontraran. Todos los Santos Inocentes se perdieron por unos chivatos. O sea, en conclusión, que la inocencia siempre se pierde por un chivato. Y es que siempre hay chivatos que, en el colegio, te dicen cosas que, en tu casa, te desmienten hasta que llega un punto en que no te lo pueden desmentir más.
Hace poco, me encontré, ordenando papeles viejos, un chiste clandestino que yo había recortado de una revista estudiantil de los 60. En él están dibujados Don Juan Carlos, entonces Príncipe, y Don Juan de Borbón, con la mano derecha aseverante, que dice: --"Niño, a ver cuándo te enteras que los Reyes son los padres; que los Reyes son los padres". Y es que siempre ha habido inocentes e inocentes.

Luis Suárez Ávila

N.B. Como no dejará de advertir el lector avispado, la crónica portuense que aquí se reproduce data de los tiempos en que La Nicolasa, por otro nombre Constitución del 78, cumplía un cuarto de siglo y aún vivía en El Puerto Rafael Alberti.

Labels:

Thursday, February 21, 2008

Me he de comer esa tuna

¡AL BUEN HIGO!
El ius usus innocui es una institución del derecho consuetudinario que tiene su apoyo nada menos que en el Levítico (XIX, 9, 10) y en el Deuteronomio (XXIV, 19, 20). El ius usus innocui equivale al soutelo o la musga gallegos y al emprìu catalán. Se trata del aprovechamiento de aquello que a nadie puede estorbar, ni lesionar en sus intereses. O dicho como lo decían los romanos: quod tibi non nocet et alii prodest non prohibetur; quod mihi prodest et tibi non nocet, faciendum est.
Póngase Vd. en el pellejo de un menesteroso, comprenderá perfectamente los latinajos (que más sabe un necesitado que diez abogados) y verá cómo se las ingenia para cubrir todo el ciclo anual con la recogida de las tagarninas, de los cardillos, de las almejas, de las coquinas, de los caracoles, de los espárragos trigueros, de los piñones, de los muergos, de los ostiones, de los cangrejos moros, de las bocas, de las caracolas, de las cañaíllas, de los palmitos, de las moras y de los madroños, del rebusco en las viñas, en los olivares, en los garbanzales...
A finales del mes de julio y hasta septiembre, las esquinas de El Puerto se pueblan de improvisados tenderetes que aparecen por la mañana y desaparecen con la calor y vuelven a aparecer por la noche. Se trata, en unos casos, de una Mobilette, con serones de esparto. En otros, de un cajón bocabajo, que sostiene un esportón. En ambos casos, siempre, un cubo con agua, un paño y una buena y afilada navaja. La mercancía la constituyen higos de tuna.
Antes, todos los caminos estaban cercados de vallados de tunas, de espinos aromos o de pitas, que crecían sobre una alfombra de vinagreras y de matas agrestes de tomatitos del diablo. En las fincas y en los ranchos, había toriles de tunas, donde se encerraba el ganado. Si Vd. cogía por el camino de los Enamorados, por la hijuela del Tío Prieto, por la del Tío Gilito, por la vereda del Verdugo o la del Presidio, por la Cañada de La Valenciana, por la del Hato de la Carne o por cualquier paraje rústico de nuestro término municipal, seguro que, a un lado y a otro, se encontraría liños de tunas, necesario resguardo para las bichas, los lagartos, los erizos, las ratas, las panarrias, los gallitos-marzo, las mariquitas de San Antón, los escarabajos peloteros, los panales de abejas o los avisperos, que mantenían, entre sí, un admirable equilibrio ecológico. Las pencas de las tunas tostadas, servían para alimento de las vacas, una vez desprovistas, por el fuego purificador, de las púas.
Vallados había que daban el higo de tuna (el más común, o verde), el higo moscatel (cuya pulpa es amarilla) y el higo chumbo (que tiene el fruto carmesí-rojizo). Valga esta distinción botánica, porque, como dice el Evangelio que por sus obras los conoceréis, había quienes eran verdadera y visceralmente patrióticos. Me explicaré: por los caminos no era raro encontrar alguna deposición, bien vacuna, bien caballar, bien de un rústico humano. En este último caso, alguna había que reproducía, en forma de artística ensaimada, la bandera española. Y es que el autor de la obra, previamente, se había pertrechado las entrañas de higos chumbos y de higos moscateles, a razón de dos partes de la primera variedad y una de la segunda. Claro que eso que relato podía percibirse con asiduidad en los años cincuenta e incluso antes, cuando había que demostrar en todo, incluso en el obrar, la adhesión al glorioso Movimiento Nacional, y no perder ojo, en evitación de tener alguna complicación seria.
Al amanecer, por cualquier camino te podías topar con gente que, con una burra con su albarda y sus serones, armada de una caña (convenientemente cascada por la punta, abierta lo necesario con un tapón de corcho y fijada la apertura con una cuerda de abacá), se dispusiera a hacer suyo el fruto de todo un vallado. Luego, recolectados los higos, debía barrerlos, esto es, desproveerlos de las pequeñas púas. Los higos barridos, restregados por la arena, quedaban en disposición de ser lavados. El agua debía cambiarse varias veces, mas que nada, porque en su superficie quedaban nadando los restos de minúsculas púas, como pelillos, y algunas impurezas. Así, finalmente, los higos quedaban preparados para ser expuestos y expendidos en los tenderetes callejeros.
Fue el alcalde don Luis Caballero Noguera, recordable por tantos buenos motivos, quien dispuso que los puestos de higos debían tener su regulación estética. Así quedaron acuñados los modos de vender higos: en un tablero, flanqueado por unos listones que servían de topes, sobre dos caballetes, se disponían dos pirámides de higos ( los de a chica y los de a gorda). El frontal y los laterales se guarnecían de tela de vichy a cuadros y en las dos esquinas del tablero se colocaban sendas macetas de albahaca. Eran inevitables el cubo con agua, el paño para secarse y la navaja.
--¡Al buen higo!, pregonaban, o ¡Al gordo, al gordo, higo!
Claro que, desde los pueblos de la sierra, venían algunos a tirar por bajo los precios y a hacer su agosto en la costa: ¡Higos de Jerez, a una gorda diez!
Sin embargo, otros, como el desvergonzado de Cambriles, en su puesto, al lado del Cine Macario, cuando veía pasar a un grupito de muchachas, echaba su pregón:-¿A quién le pelo el higo?, con un trasfondo marcadamente erótico que no voy a permitirme explicar. Pelar un higo es labor altamente difícil y especializada: en un solo movimiento de muñeca, con el higo en una mano y la navaja en la otra, se hacían tres cortes (uno, en la cabeza, otro, en el lado, y otro, en el culillo) y el higo aparecía ,como por ensalmo, libre de su pellejo y a disposición del consumidor, que los engullía uno tras otro. Lo importante era llevar el mismo ritmo, esto es, sincronizar eso de higo pelado, higo comido, pero nunca quedarse atrás. Cuando, ahíto, el insaciable comedor, pronunciaba la palabra ¡Ya!, cesaba la tarea de pelar higos. Entonces, la dueña del puesto comenzaba a contar los pellejos, a realizar arqueo y a comunicar la cuenta al repleto viandante. Repleto y bien atascado, porque, según decían, con las pepitas, los higos producían un gran atasco intestinal que no se curaba más que con la enorme y terrible lavativa del Hospital.
Así, este verano, cuando un día visité a Rafael Alberti en su casa y le llevé un canasto de higos de tuna pelados, se puso inmediatamente a comerlos y, transportado a sus años infantiles, prorrumpió: ¡Ja, ja, ja!, me van a tener que poner la lavativa de San Juan. La misma terrible lavativa de la que yo había oído hablar desde chico: la lavativa del Hospital de San Juan, de San Juan de Dios, llena de agua de mar templada; aquella que Felipe Lamadrid, prevenido, amparado en un baby de hule, aplicaba al paciente devorador de higos de tuna, mientras éste, antes de dar el taponazo, sentía por sus entrañas el benéfico alivio de el mar, la mar, sólo la mar, que dijo el poeta.
Luis Suárez Avila.

Labels:

Tuesday, February 19, 2008

...et mourir de plaisir.

Sunday, February 17, 2008

Federicomplejines

Conferencia en Cádiz

El próximo miércoles día 20 de febrero a las 20:00 horas hablaré D. m. sobre Julián Marías y su circunstancia en el Rectorado de la Universidad de Cádiz, calle Ancha, 16, de esta capital.

Labels:

Wednesday, February 13, 2008

Personaje de novela

Mi corresponsal portuense don Luis Suárez Avila me envía la siguiente semblanza de un ilustre paisano suyo a quien tuve el gusto de conocer y utilizar con nombres diversos en varias novelas de juventud, a saber: La operación Marabú, Los consulados del Más Allá y Los agujeros negros. Siento no haber conocido este texto cuando escribí Mano en candela.




DON FRANCISCO CIRIA

A Don Francisco Ciria y Vergara de la Concha, Marqués de Ciria y Marqués de Piedrabuena, siempre lo miré como a un personaje enigmático y misterioso. Yo no lo traté, pero lo conocí y observé con curiosidad.
Fue condiscípulo riguroso, en el Colegio de San Luis Gonzaga portuense, de Juan Ramón Jiménez, de Fernando Villalón, de Pedro Muñoz Seca y coincidió, pero en curso inferior, con Dionisio Pérez y con mi abuelo Juan Avila.
Don Francisco, por arrojo y temeridad, rompió en torero, con el sobrenombre de "El Marquesito", y en jinete y garrochista; por los poderes ocultos, en espiritista y teósofo; por herencia, fue bodeguero, agricultor y lo que se llamaba "propietario"; por inspiración, poeta notable y arqueólogo intuitivo y, por inclinación, enamorado doncel, aun bien maduro, que llegó a ser paradigma local de la vida desatenta.
La descripción registral de su casa-bodega es de las más hermosas que he visto: Al frente, la calle Pozos Dulces; a la izquierda, según se mira la fachada, la calle de la Plata; a la derecha, los estribos del Puente de San Alejandro y, al fondo, la playa del Río Guadalete. En esa casa conservaba un retrato al óleo, de tamaño natural, de un pariente de su madre, el Padre de la Concha, sacerdote que, según él decía, era el "fundador de la estirpe".
A sus incursiones y excavaciones arqueológicas por la Vega de los Pérez y por el Castillo de Doña Blanca se debe el conocimiento posterior de esos yacimientos y de lo que él llamaba el "cementerio de los gigantes".
Dejó muchas poesías ingeniosas y bien construidas y dos tomos infumables sobre Tartessos. Su biblioteca que vi, después de faltar él, era escogidísima y muy nutrida en obras raras y curiosas.
Lo conocí de observarlo en la tienda de Manolo Gatica, en la esquina de las calles Cielo y Espíritu Santo, donde se reunía con Miguel Caro Beato, con Javier Ruiz de Cortázar y Tosar de Zurutuza, con Juanito Buhigas, con Juan Antonio Campuzano de Hoyos, con Luis Benvenuti Morphy... Y allí arreglaban el mundo. Cuando lo tenían arreglado y Gatica cerraba, se decía que Don Francisco, con algunos otros, se quedaba hasta bien tarde para oír Radio Pirenaica, emisora clandestina que ponía de chupa de dómine al régimen franquista, con lo que se solazaban los reunidos.
Durante un tiempo frecuentó la tienda de Gatica el Párroco de San Joaquín, Don José María Rivas, que se hizo amigo de don Francisco, le rebatía sus teorías esotéricas y le sermoneaba, entre copa y copa. Así, una mañana, siendo yo muy jovencito, llamaron a la puerta de mi casa, salió mi padre y oí a Eduardo Ciria: "Luis, acaba de morir papá y se ha reconciliado con la Iglesia". Igualito, igualito, que el don Guido de Machado.

Luis Suárez Avila

Labels: , ,

Tuesday, February 12, 2008

Estado de excepción

Véase Análisis Digital

Labels:

Sunday, February 10, 2008

Reflexiones cuaresmales

Friday, February 08, 2008

Tierra de infieles

Tierra de infieles

La Conferencia Episcopal Española ha hecho público un comunicado recogiendo la doctrina de la Iglesia Católica sobre la libertad, sobre la vida, la eutanasia, el aborto, sobre el terrorismo, etc. y recomendando a los cristianos que no se debe votar a partido alguno que atente contra esa recta doctrina. Y no se nombra a ningún partido. El P.S.O(?).E. se ha dado por aludido –excusatio non petita, acusatio manifesta--, y ha meneado Roma con Santiago para tratar que, desde el Papa para abajo, todos le riñan a los Obispos españoles por malos y perversos. Como si un obispo, o todos los obispos, colegiadamente, no pudieran usar de la libertad de expresión. Lo bueno del caso es que la Conferencia Episcopal no ha dicho a qué partido o partidos no hay que votar. Pero el P.S.O(¿).E. se ha dado por aludido. Y eso basta. El P.S.O(¿).E., está claro, es un partido con tintes totalitarios. Ya ha amenazado. Porque esta gentucilla, reñida con la libertad, cuando se le lleva la contraria, amenaza y hasta ejecuta las amenazas. En la Cataluña de Montilla, por ejemplo, ya no se podrán tocar las campanas de las iglesias, ni organizarse procesiones. A Chaves no creo que se le ocurra quitar la Semana Santa, ni prohibir los repiques de las campanas de la Giralda. Pero me imagino que los moacines y almuédanos podrán libremente llamar a la oración desde los minaretes de las mezquitas. Es lo lógico proteger el derecho a expresarse, incluso a los totalitarios, en una democracia. La Asamblea Islámica Española, en esta tierra de infieles, porque somos infieles, ya se ha manifestado. La consigna de los imanes, es votar al P.S.O.E. Y nadie ha dicho nada. Ni se mueve Roma con Santiago, ni Madrid con la Meca. Nada. Pues resulta que los imanes han señalado con el dedo imantado al partido que deben votar todos los islamistas. Esta atracción totalitaria es mutua y recíproca. Tanto monta, monta tanto que, aunque mentar este lema sea nombrar la soga en casa del ahorcado, es así. Pues, de todo ese fundamentalismo y de más, creyeron librarnos Don Fernando y Doña Isabel, no solo a España, concepto discutido y discutible para Zapatero, sino a toda Europa. Yo, por mi parte, creo tener las ideas claras y, posiblemente, sea políticamente incorrecto, aunque no sé, todavía, si estoy en tierra de fieles o de infieles. Pero, la verdad, como dice un amigo mío, es que todo el que no bebe vino, ni come jamón, es un bulto sospechoso.

Luis Suárez Avila (El Puerto de Santa María)

Labels: , ,

Gómez Dávila no se engañaba

  • Ser cristianos a la moda actual consiste menos en arrepentirnos de nuestros pecados que en arrepentirnos del cristianismo.
  • Los que tratan de mondar al cristianismo de sus acrecencias milenarias, para devolverlo a su "pureza primitiva", declaran "originales" y "auténticos" tan sólo los factores del cristianismo que apruebe la mentalidad vulgar de su tiempo. Desde hace tiempo, el "cristianismo primitivo" se amolda, en cada nuevo decenio, a las opiniones reinantes.
  • La crisis actual del cristianismo no ha sido provocada por la ciencia, o por la historia, sino por los nuevos medios de comunicación. El progresismo religioso es el empeño de adaptar las doctrinas cristianas a las opiniones patrocinadas por las agencias de noticias y los agentes de publicidad.
  • Si la Iglesia se convierte en partido político, las puertas del infierno vomitarán cuantos electores necesiten para prevalecer contra ella.
  • La pelea contra el mal es hoy de retaguardia.

Nicolás Gómez Dávila. Escolios escogidos. Los Papeles del Sitio. Valencina (Sevilla) 2007

Labels:

Intromisiones episcopales

Wednesday, February 06, 2008

Hilaire Belloc y el Miércoles de Ceniza

Tuesday, February 05, 2008

Cuestión de fe

Véase Análisis Digital

Labels:

Conferencia en Cádiz

El próximo día 20 de febrero, a las 20:00 horas, hablaré sobre Julián Marías y su circunstancia en el Rectorado de la Universidad de Cádiz, calle Ancha, nº 16

Labels:

Monday, February 04, 2008

A golpe de comicios

Véase El Manifiesto

Labels:

Sunday, February 03, 2008

Buen enlace

Véase: Loca de Chillán

Labels:

Beware of grannies!

This a supposedly true account reported in the police log of Sarasota, Florida

An elderly Florida lady did her shopping and, upon returning to her car, found four males in the act of leaving with her vehicle.
She dropped her shopping bags and drew her handgun, proceeding to scream at the top of her lungs, "I have a gun, and I know how to use it!
Get out of the car!"
The four men didn't wait for a second threat. They got out and ran like mad.
The lady then, somewhat shaken, proceeded to load her shopping bags in the back of the car and got into the driver's seat. She was so shaken that she couldn't get her key into the ignition. She tried and tried and then she realized why. It was for the same reason she had wondered why there was a football, a Fribee and two 12-packs of beer in the front seat.
A few minutes later, she found her own car parked only four or five spaces farther down.
She loaded her bags into car and drove to the nearest police station to report her mistake. The sergant whom she told her story to couldn't stop laughing.
He pointed to the other end of the counter, where four pale men were reporting a carjacking by a mad, elderly woman described as white, less than five feet tall, glasses, white curly hair, and carrying a large handgun.
No charges were filed.
The moral of the story? If you are going to have a senior moment ...... make it memorable!!!!!

Labels: