Thursday, July 30, 2015

La hora de Don Tancredo

según los artículos 544 y siguientes del Código Penal, el delito de sedición aunque no se consume, tiene penas de cárcel de 8 a 10 años, y de 10 a 15 si fueran personas constituidas en autoridad. Según la jurisprudencia del Tribunal Supremo, para que el delito esté consumado no es necesario que haya logrado los fines propuestos, porque es un delito de tendencia y de mera actividad. La mera provocación, conspiración o proposición para la sedición es ya un delito (art. 548).



¿Sabéis Quién soy? Fui en la historia
fantasmón de cal y arena,
 blanco sin pena ni gloria
Comendador sin condena
que no dejó más memoria
de sí que una estatua al miedo,
Don Tancredo”
                                    ( Luis López Anglada)

la hipótesis más probable es que la lista secesionista no gane las elecciones catalanas, y aunque el resultado electoral del PP será desastroso, Ciudadanos de un lado y las formaciones de izquierda de otro impedirán la victoria separatista, pero a costa de cesiones inaceptables. Bloomberg acaba de advertir de que las reformas que los partidos políticos están preparando para encontrar “un encaje de Cataluña en España” van a conducir a la desintegración del Estado español. 

Tuesday, July 28, 2015

"Memoria histórica"

Vicente Aleixandre a José Antonio Muñoz Rojas.



Madrid, 20-4-39, Año de la Victoria.
Querido José Antonio: ahí te mando esa postal para que te busque donde estés. Aquí me tienes en Madrid ya liberado y deseando saber de ti... Mi padre, mi hermana y yo vivimos los tres, cosa milagrosa. Tu amigo Vicente vive porque cuando los asesinos rojos fueron a casa a buscarme para matarme, yo no estaba en Madrid, sino en Miraflores...*



Thursday, July 23, 2015

Parecidos

 Peter Finch


Octavio Paz


T. S. Eliot


W,B. Yeats

Hace años compré en Roma un ejemplar de bolsillo de Lost Horizons (Horizontes perdidos), de James Hilton, exclusivamente por la portada, en la que Peter Finch  era un Octavio Paz con algunos años más que el que yo conocía de la India. Años más tarde, le traje de Nueva York a Fernando Ortiz una biografía de T:S. Eliot en cuya portada había el retrato del poeta por Wyndham Lewis. Por entonces coincidí con José Angel Valente en el Palacio de las Naciones de Ginebra y tenía el mismo libro en su escritorio y le comenté el gran parecido suyo con el autor de los Tres cuartetos. Ese parecido no es nada en comparación con el de más abajo, que es ASOMBROSO.

Tuesday, July 21, 2015

Ecología y ecologismo



ABC de Sevilla, domingo 19 de julio de 2015

Wednesday, July 15, 2015

El 18 de julio en Sevilla









CODA
 ...si tanto interés hay en eliminar todo vestigio del régimen anterior, convendría no olvidar que el más importante de todos es la actual monarquía constitucional, última y más sólida consecuencia de la derrota republicana de 1939. Así lo recordó S. M. el Rey Juan Carlos I en el denominado Discurso de la Corona pronunciado al ser entronizado. Y así lo sancionó en el Real Decreto de 5-XII-1975 por el que otorgó póstumamente a Franco los títulos de Generalísimo, Capitán General de los Ejércitos y Caudillo de España a perpetuidad. (JESÚS LAÍNZ en Libertad Digital)

Monday, July 13, 2015

La espada y la cruz






                                       El Papa por Suramérica

                                                                                               Alberto Buela (*)

No hay duda que el Papa es argentino pues tiene el tupé de decir en cada lugar lo que la gente quiere escuchar, y así en Bolivia, enferma de indigenismo, pidió perdón por los crímenes que ocasionó la conquista y colonización de América[1] y al otro día en Asunción rindió loas a las reducciones jesuíticas del Paraguay como si éstas no hubieran formado parte de la colonización de América. Todo por el mismo precio y sin ponerse colorado.

Desde hace muchos años la Iglesia perdió su iniciativa con relación al mundo ya que dejó de marcar su compás. De esto se dieron cuenta ciertos buenos filósofos como Augusto del Noce o Romano Guardini que intentaron recuperar una especie de “modernidad católica” para que la Iglesia no quede al margen del mundo. Todo ello se intentó aun con mayor esfuerzo en el desastroso Vaticano II, pero el hecho cierto y bruto es que la Iglesia perdió el tren del mundo.
La consecuencia de ello es que siempre, al menos desde el Vaticano II, llega con atraso a proclamar todo aquello proclamado por la modernidad.  Y así la Iglesia se va transformado en una “iglesia a la carta” o como dicen los norteamericanos un catholic café.
Así la tardía defensa de la democracia suena a remedo; la aceptación de mundo gay a parodia; el aborto en ciertos casos a concesión; la eutanasia a permisión científica; la nueva  interpretación católica del Nuevo Testamento por el Antiguo a inversión judaizante, la anulación del celibato a pérdida de la ascesis católica que la distingue de los protestantes,  en fin son todas llegadas con atraso a proclamar todo lo que la modernidad ha ya proclamado y que al mundo, por llevarlas a cabo, le ha ido como la mona en estos últimos doscientos años.
¿Y esta estratégica a quien sirve?.
A la Iglesia no creemos, por aquello de “burro viejo no agarra trote”, a la evangelización menos pues nadie se convierte a algo que no está definido ni se diferencia de aquello en donde uno está parado, a los adversario tampoco, porque un Occidente sin Iglesia católica sería mucho más uniforme y homogéneo de lo que es ahora. Nos sumergiríamos en una especia de miasma cósmico de todo y todos por igual.
Esto que viene sucediendo dentro de la Iglesia solo beneficia al diablo y a sus hijos, que son los padres de la mentira y el simulacro. Son los reyes de la carnalidad y el resentimiento. Son los que no se conforman nunca con lo que tienen y siempre quieren más, a costa de todo y de todos. Son los que realmente explotan a los pobres que defiende Francisco, son en definitiva,  los sostenedores concretos del mal en el mundo.
Bueno, ante esto Francisco no corta ni pincha, qué quieren: es argentino. No puede ni está en condiciones de recuperar la sacralidad de la Iglesia, lo que está ofreciendo es una sacralidad de sustitución o espuria como ocurre con las sectas, que no son otra cosa que religiones a la carta.
Mientras Francisco acuse de todos los males del mundo al capitalismo, al imperialismo internacional del dinero sin decir quienes son ni identificarlos, todo marcha sobre ruedas, total se refiere a un universal vacío, a una denuncia en el aire, pero en cuanto baja los pies a la tierra como en su encíclica Laudatio si, donde se opone, entre otras cosas,  a la internacionalización del Amazonas  o cuando reconoce al Estado Palestino, allí todo su mensaje es silenciado por los mass media internacionales. La voz de orden es: no comment.


(*) arkegueta, eterno comenzante




[1] No hay que olvidar que Francisco es gringo, esto es descendiente de italianos en Argentina y que como tal tiene un cierto rechazo a España y lo español, como lo tienen todos los gringos de nuestro país.  Es algo típico y propio de ellos, ese pequeño resentimiento contra lo hispánico, ¿será porque se siguen sintiendo recién venidos a estas tierras? Vaya uno a saber. Pero nosotros lo tenemos comprobado mil veces y la reacción es siempre la misma. Obviamente que hay excepciones como la de Capón Netto.

Sunday, July 12, 2015

El lado bueno de los jesuitas

INFANCIAS DE TRASGUERRA
(Escribe el coronel de Artillería retirado don Jesús Flores Thies)

Voy a contar de forma personal, y por lo tanto intransferible, mis particulares relaciones con la derecha llamada social y rica de la inmediata postguerra.
    Entre 1938 y 1941 estudié en los Jesuitas del Palo de Málaga, lugar privilegiado para las clases pudientes de la zona, que enviaban sus hijos a aquel internado. Porque era un internado que se había reabierto a las pocas semanas de la liberación de Málaga por el ejército nacional. Gracias a la intervención de algún jesuita amigo (el Padre Arredondo…) pudimos estudiar mi hermano y yo en condiciones económicas soportables, conservando un recuerdo excelente de aquella “Segunda División” que se estrenó entonces, es decir, la zona ajardinada dedicada a la Primera Enseñanza. Y en régimen de media pensión.

Ya en Madrid (1941), ingresamos en el colegio de los jesuitas de Areneros gracias a las recomendaciones de nuestros protectores jesuitas malagueños, y allí me tocó hacer 1º, 2º y 3º de Bachillerato. Ya tenía una edad que me permitía observar mejor el entorno, y el que me tocaba era el del mundo llamado, de forma suave y algo cursi, de la “clase acomodada”, es decir, la “derecha rica”. Mundo de apellidos como Ruíz Gallardón, Gómez Acebo y hasta el de nuestro Medalla Militar de la lXª Promoción Ortiz de Zárate. Y allí pude comprobar, sin que me afectara apenas al trato con mis compañeros, cómo soportábamos unos y otros las escaseces de los primeros años 40.
Con los años, y rememorando aquellos tiempos, he comprobado que para estos privilegiados hubo también penurias, pero menos… Una de las preguntas más habituales al regreso de las vacaciones de verano era: “¿dónde has veraneado?”, porque en aquellos duros años 40, estas familias “acomodadas” seguían sus costumbres anteriores a la guerra. Que se hacía, por cierto, en el Norte, en Deva, San Sebastián, Santander o Zarauz, por citar
algunos de los lugares habituales. El Sur, no es que estuviera inédito, pero carecía entonces de importancia, llamemos, social.
En Areneros se simpatizaba poco con Falange, pese a que mucho falangista moriría para que los jesuitas pudieran volver a ser legales en España y reabrir colegios y noviciados. Tampoco en Málaga, donde hubo algún desencuentro con el gobernador civil Arrese, ingeniero (¿o arquitecto?) promotor de las primeras viviendas protegidas que ya se construían en el año 1938, con España aun en guerra. Las simpatías iban con la Monarquía, pero en Madrid observé que era más bien con la Monarquía Carlista, caso realmente sorprendente del que fui testigo, nadie me lo contó.


Una de las diferencias entre nosotros, los chavales, era el vestuario, especialmente en días festivos en los que hubiera algún acto, ceremonia o fiesta (durante la semana apenas se notaba). Pero lo que me marcó fue un símbolo, algo así como una clara muestra de la diferencia de clases: la tortilla francesa.
En mi casa, apenas si veíamos un huevo más que el de madera de la caja de la costura. Estaban racionados (el de la costura por supuesto que no…), y por eso, sólo de tarde en tarde nos correspondían en la cartilla. Por eso, el bocadillo que nos preparaba mi abuela Paz para el medio día, solía ser uno más bien pequeño y de carne de membrillo. Esta vez sí que miraba con cierta envidia los bocadillos de mis privilegiados compañeros, que en bastantes casos eran de tortilla francesa. ¿Cómo conseguían los huevos? Como han transcurrido desde entonces muchos años, ya pasó la hora de preguntárselo, pero han quedado para mi como el símbolo de nuestra diferencia, más que la calidad del vestuario. Porque esa clase pudiente de la que hablamos al principio de este rollo filosófico barato pasó, como era lógico, muchas menos penurias que el resto de los mortales. Algunos podrán escribir ahora exageraciones y mentiras, pero a los que convivimos con ellos en aquella época no nos pueden tomar el pelo.
Contra la idea de que para mi fue una mala época la pasada con los jesuitas he de decir que conservo de ellos otros recuerdos más amables. El paso por los colegios de jesuitas deja un rastro imborrable. Es una pena que en estos colegios se prefiriera que el alumno poco estudioso y conflictivo se marchara con viento fresco en vez de tratar, con la ayuda del “Padre Espiritual” que todos teníamos, de reformar al conflictivo. Eso pasó con Antonio Ortiz de Zárate, mi compañero de pupitre, excelente dibujante ya en aquellos años, al que se le invitó a hacer sus travesuras en otra parte. Pero también nos tocó a nosotros porque habiendo dejado mi hermano tres asignaturas para septiembre, mediante un hábil trato con la tía Manola, si abandonaba el colegio, se le aprobaban en septiembre las asignaturas pendientes. Y nos fuimos los dos a otro colegio, en este caso, una academia privada dirigida por el hermano de un jesuita, que nos desasnó con más fortuna. Para ingresar dos años después en el Colegio de Huérfanos de Carabanchel Bajo, que la vida era difícil y en el “Pinfanato” muchos de nuestros gastos estaban cubiertos por el Patronato.
FIN DE LA PRIMERA PARTE DE “LOS MISERABLES”


Saturday, July 11, 2015

¡Jesús, qué Compañía!

EL PAPA Y LA iNDEPENDENCIA

JESÚS LAÍNZ 

El vicario de Dios en la Tierra acaba de explicar en Ecuador que en estas fechas se celebra el bicentenario de la independencia de los países hispanoamericanos respecto de España, independencia "nacida de la conciencia de falta de libertades, de estar siendo exprimidos y saqueados".
Dejando aparte el significativo detalle de que dichas palabras, tan poco relacionadas con el reino de Dios, hayan sido pronunciadas en el continente de la teología de la liberación, sorprende la ignorancia necesaria para repetir tamaña vulgaridad negrolegendaria. Pues de todos los imperios que en la historia ha habido, fue precisamente el español el menos caracterizado por la opresión y el saqueo, como lo demuestra el hecho de que fue el único que desde el principio proclamó la dignidad de los nativos, inventó el derecho de gentes, germen de los actuales derechos humanos, y limitó el poder de conquistadores y gobernantes. Sobre ello se han escrito miles de páginas que no podemos repetir aquí.
Pero no ahorraremos unos breves datos. El primero, el curioso detalle de una Hispanoamérica en la que, mientras Washington y los suyos guerreaban contra Londres, nadie, ni criollos ni amerindios, tuvo el menor interés en separarse de Madrid. El segundo, el escaso interés por la emancipación de la metrópoli salvo entre unas muy minoritarias élites criollas ansiosas de manejar el cotarro sin sujeciones a la ley española. El tercero, el papel determinante de una Gran Bretaña deseosa de sustituir a España en el señorío suramericano, como probó el apoyo dado por las logias masónicas y los sucesivos gobiernos británicos a los independentistas criollos concentrados en Londres. No por casualidad el ministro de Exteriores británico, George Canning, pudo escribir en 1823:
Lo hemos conseguido. El clavo está puesto. La América española es libre, y si no descuidamos nuestro trabajo, es inglesa.
Respecto al carácter saqueador del Imperio español, quizá debiera conocer el Papa normas como la Real Provisión de la reina Isabel (1503) en la que mandaba al gobernador español que hiciese pagar a los nativos el jornal por su trabajo:
Lo qual hagan e cumplan como personas libres, como lo son, e non como siervos. E faced que sean bien tratados; e los que dellos fueren christianos, mejor que los otros. E non consintáis nin deis lugar que ninguna persona les haga mal nin daño nin otro desaguisado alguno.
O como las Leyes Nuevas de Indias de Carlos I (1542):

Encargamos y mandamos a los del dicho nuestro Consejo de las Indias tengan siempre muy gran atención y especial cuidado sobre todo de la conservación y buen gobierno y tratamiento de los dichos indios (…) mandamos que se informen siempre de los excesos y malos tratamientos que les son o fueren fechos por los gobernadores o personas particulares (…) y en lo que se oviere excedido o excediere de aquí adelante tengan cuidado de lo remediar castigando los culpables con todo rigor, conforme a justicia.
O como la Real Cédula de Felipe II, de 29 de diciembre de 1593:
Yo he sido informado de que los delitos que los españoles cometen contra los indios no se castigan con el rigor que se hacen en los de unos españoles con otros (…) os mando que de aquí adelante castiguéis con mayor rigor a los españoles que injuriaren, ofendieren o maltrataren a los indios, que si los mismos delitos se cometiesen contra los españoles.
Llegando al siglo XIX y al momento de la independencia mencionado por el Papa, un hecho digno de recordación fue el alistamiento masivo de los amerindios en los ejércitos realistas, sabedores de la que se les venía encima. Pues la mayor ironía del asunto reside en el hecho de que el tiempo duro para los nativos americanos comenzó precisamente con la independencia. Porque cuando la protección de las leyes españolas desapareció, los nuevos gobernantes de las recién nacidas repúblicas demostraron muy pocos escrúpulos en la tarea de limpiar la tierra de los que consideraban obstáculos para el progreso. Un solo ejemplo, precisamente de la patria del Papa; Darwin escribió sobre la localidad de Bahía Blanca en su diario:
El establecimiento es de reciente creación, y su desarrollo ha acarreado grandes trastornos. El gobierno de Buenos Aires lo ocupó injustamente por la fuerza, en lugar de seguir el prudente ejemplo de los virreyes españoles, que compraron a los indios el terreno cercano de la antigua colonia del río Negro.
También fue testigo Darwin de las matanzas de indios a manos del general Rosas, incluidas las mujeres en edad de procrear por "parir demasiado".Y, de nuevo en suelo argentino, a caballo de los siglos XIX y XX tuvo lugar el exterminio de los indígenas patagones, cuando, con la aprobación o indiferencia de los gobernantes, los grandes ganaderos, muchos de ellos ingleses, pagaban recompensa por cada indio muerto previa presentación de manos u orejas. Gracias a tan interesantes actividades grandes páginas de la historia argentina fueron escritas por personajes como Ramón Lista, Julius Popper, Mauricio Braun, José Menéndez, Alexander Mac Lennan, Esteban Bridges, Rodolfo Stubenrauch y Peter H. Mac Clelland.
En todo ello nada tuvo que ver esa "conciencia de falta de libertades, de estar siendo exprimidos y saqueados" que mencionó el Santo Padre como causa de la independencia hispanoamericana de principios del siglo XIX. Pero, indudablemente, con palabras como éstas, al igual que con las pronunciadas recientemente ante Raúl Castro, habrá conseguido una vez más el aplauso de comunistas y compañeros de viaje a la vez que el enfado de los católicos informados. Doctores tiene la Iglesia.
(LIBERTAD DIGITAL)

Tuesday, July 07, 2015

Faenas bucólicas

ABC de Sevilla, martes 7 de julio de 2015

Sunday, July 05, 2015

La "casta" de Cicciolina y su DNA

La fecha está equivocada. El artículo no puede ser anterior a 1987, como se desprende de la alusión a las elecciones italianas de ese año, al cincuentenario del Congreso de Valencia de 1937 y a mi viaje a China..


En 2012 Cicciolina funda, junto a su pareja el abogado penalista Luca Di Carlo, un nuevo partido, el DNA  (Democracia, Naturaleza, Amor). Entre los propósitos de su programa figuran la reapertura de las "casas cerradas", antiguos prostíbulos, el reconocimiento de la prostitución como profesión, la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, un salario mínimo garantizado para los jóvenes, víctimas desesperadas del desempleo, un buen funcionamiento de la justicia y de la seguridad social para todos los italianos y la eliminación de los privilegios con los que cuenta la acomodada "casta" política del país, (WIKIPEDIA)


Saturday, July 04, 2015

Teología sociológica

(II Concilio Vaticano)

Lean a JESUS LAINZ en LIBERTAD DIGITAL